SEXTO DIARIO, CRUZAMOS FRONTERA POR KASANI Y LLEGAMOS A COPACAPANA, BOLIVIA

IMG_2128

Son las 6 de la mañana y ya estamos en pie, vestidos y a punto de ir a desayunar.

Cuando tenemos que madrugar mucho prefiero dejar a Noah preparado desde por la noche. Nos da mucha penita tener que cambiarlo con el frío mañanero y como en éste viaje estamos algo hippies pues… lo de levantarse con la ropa arrugada pierde importancia.

Bajamos a desayunar y mientras nosotros nos poníamos morados con el desayuno tan bueno, Noah tomaba su cao bien calentito… menudo frío nos espera fuera.

A las 7 sale el bus, así que según terminamos de desayunar negociamos el precio del taxi y por 4 soles/1€ llegamos a la estación de buses. Allí nos esperaría Maika, la guía que se encargará de acompañarnos hasta cruzar la frontera.

Con nuestros boletos nos vamos dispuestos a coger el bus, pero como pasa en todo Perú, nos hacen volver por donde hemos venido para pagar el peaje por circular por sus carreteras. Vamos hasta la ventanilla y abonamos los 3 soles/0.77€.

IMG_2103

Los buses son bastante modestos la verdad, y nos dio la impresión de que antes de nosotros había hecho otro trayecto, más que nada, por el ligero olor que había dentro entre cuero y pies sudados.

IMG_2104

Buscamos sitio, colocamos todas nuestras cosas y después del recuento nos ponemos en marcha.

Como en todo trayecto Noah se busca su huequito y se acuesta entre nosotros, Ayoze acompaña a terremoto en el sentimiento y en mi caso, como no podía dormir, me puse a mirar el paisaje.

Qué inmenso es el Titicaca y qué curiosa la vida alrededor. El paisaje es bastante monótono, alpacas, niños, llanuras, agua y alguna que otras vez sobresalía un gran hotel, esos que nunca hemos pisado en éste viaje y que te imaginas que se debe estar a cuerpo de rey.

El cruce de frontera entre Perú y Bolivia lo hicimos por Kasani. Hay distintas formas de llegar a Bolivia, pero ésta nos pareció la más fácil para ir con Noah.

El trayecto dura unas tres horas y al no poder dormir se hace un poco largo. A la hora, Maika pasó por nuestros asientos para darnos los papeles que debemos rellanar, tanto, para hacer la salida de Perú como la entrada en Bolivia.

Noah se despierta y empieza a reírse, para ser tan pequeño es bastante burlón. Pero no era para menos. Al ver que Ayoze dormía con la boca abierta de par en par y roncando le hizo tanta gracia que no paraba de imitarlo. ¡Tener hijos para ésto! Jajaja.

IMG_2143

Entre baches pasamos el tiempo rellenando papeles, jugando, buscando alpacas en el paisaje y saqueando la mochila de provisiones.

Antes de llegar a la frontera, el bus hace una parada para cambiar dinero, ir al baño y comprar algún tentempié.

Nuestra guía nos aseguró que el cambio era mucho mejor hacerlo aquí y no justo en la frontera, pensando que nos aconsejaba desde la experiencia cambiamos 200 soles/50€ a bolivianos.

IMG_2109

Aprovechamos para ir al baño y estirar un poco las piernas. Después de media hora nos ponemos en marcha.

El bus hace otra parada y ésta vez ya si estamos en Kasani, la frontera entre Perú y Bolivia. Ambos puestos se encuentran en el lado izquierdo y hay nos 150 metros de distancia entre ambos.

Nos bajamos todos del bus y nos ponemos en fila para que nos sellen la salida de Perú. Es un trámite bastante sencillo, esperas tu turno, te llaman, te miran con cara de pocos amigos, sellan la salida en tu pasaporte y listo, ya puedes seguir tu camino.

Después recorrimos los 150 metros hasta el puesto boliviano e hicimos lo mismo, pero ésta vez, para entrar al país. Esperas tu turno, te llaman, te miran con cara de pocos amigos, te preguntan cuánto tiempo vas a estar en el país, te vuelven a mirar con cara de pocos amigos, te sellan el pasaporte y listo, ya puedes seguir tu camino.

(Puesto fronterizo boliviano)

20170629_095225

El bus ya nos estaba esperando en el lado boliviano y nos damos cuenta, que en tan sólo unos metros de distancia, ha cambiado mucho el entorno.

20170629_101009

Una vez que todos tienen su sello, nos vamos directos a Copacabana. Para nuestra sorpresa, a unos pocos metros, el bus vuelve a hacer otra parada y ésta vez, se sube un señor para cobrarnos el peaje por entrar a Copacabana.

¡Vaya! También hay que pasar por caja para pisar suelo boliviano. Como no queda otra remedio y para ser sinceros, es una miseria lo que se paga, sacamos nuestras carteras de guiris y pagamos los 4 bolivianos/0.50€.

En cuestión de unos minutos ya estamos al fin en Copacabana. No sabría decirles la impresión que nos dio.

En algunas calles parecía ser un pueblo fantasma, en otras ,de estar abarrotado y en las restante, de ser bastante bohemio. Un ambiente muy peculiar la verdad, reggae a todo volumen, hippies a cada paso y siempre estuvimos acompañados por maría. Noah no paraba de repetir que olía a fuego jajaja ¡bendita inocencia!

20170629_110055

Nos dio la sensación de ser un lugar de stand by, cuando no sabes en qué punto te encuentras ni lo que quieres hacer, pues Copacabana es el destino idóneo para encontrarse. Es simplemente raro.

IMG_2177

IMG_2179

Dimos un paseo y buscamos un sitio dónde comer. A orillas del lago hay muchos puestos y algunos restaurantes, como siempre nos guiamos por aquéllo de ¨dónde hay más gente es porque debe ser bueno¨ seguimos ésta regla y nos metimos en el bar más curioso.

20170629_105715

(La estupenda azotea)

20170629_110042

Una pareja chilena con rastas hasta la cintura nos invita a pasar a la azotea. No esperen una azotea chill out, porque lo más chill out que había allí era el incienso mezclado con la omnipresente maría.

A cada lado una vista curiosa. A la izquierda disfrutábamos de ver tendida la ropa interior de alguna abuela (nos negamos a creer, que eso fuera de alguien joven), a la derecha, un chino sacamocos que no tiene ningún reparo en hacernos partícipes de su pesca y de frente, el precioso Titicaca.

20170629_110839

20170629_111302

20170629_111202

Pedimos dos enchiladas, una de tofu y otra de pollo con un pancake de postre por 80 bolivianos/9,75€. Mientras esperábamos la comida, aprovechamos para apuntar el wifi que rulaba de mesa en mesa por toda la azotea, éste, escrito en un trozo de cartón que se leía a cachos, y nos conectamos para intentar hacer un directo con la familia desde el otro lado del charco.

IMG_2113

(Después de la comida, no puede faltar el cao)

Hay que decir una cosa, la azotea dejaba mucho que desear, la comida no picaba, mataba, hacía un frío gélido y ni una pequeña estufa había, pero el wifi era de los mejores que tuvimos en todo el viaje.

Después de emocionarnos al hablar con los nuestros, nos ponemos en marcha y damos un paseo por Copacabana hasta que sea el momento de coger el barco que nos llevaría hasta la isla del Sol.

20170629_111151

20170629_111154

20170629_111148

Según se iba haciendo la hora de embarcar cada vez se juntaba más gente, y nos sorprendió muchísimo ver tanta juventud. En el barco el único niño era Noah, aunque ya durante el paseo nos paraban a cada paso para preguntarnos si se nos había perdido algo por allí.

No entendían que llevásemos un niño tan pequeño. Así que Noah durante todo éste viaje lo han tenido muy consentido.

IMG_2206

20170629_105703

20170629_105700

En lo que esperábamos para subirnos al barco se nos acercó un chico haciéndose llamar gurú y en un momento me leyó la frente, que no la mano, y me hizo una revelación cósmica que nada tenía que ver conmigo, con lo que estoy viviendo ni lo que pienso, pero oye… no le iba a quitar el entusiasmo al muchacho.

Se despidió de nosotros con un namaste y seguimos nuestro camino pensando, que todo llevado a los límites no puede ser bueno.

El trayecto en barco dura lo suyo, encima el techo de éste está apuntalado con vigas de dudosa resistencia y el guía del barco invita a los presentes a subir al techo. ¿WHAT? 0_0, ¿en serio?, ¿todo un barco para moverse y los incitas a subir al techo? Para colmo como respuesta a mi mirada, el chico sólo se le ocurre decir:

-Señor@s deben repartirse bien, porque de quedar el barco desnivelado el techo coge demasiado peso y ya saben que está apuntalado, no queremos sufrir ningún percance-

(Todo ésto con voz culta y por megáfono para que les quede claro hasta en el puesto de Kasani que el chiringuito se nos puede venir abajo).

(Lo famosos apuntalamientos)

IMG_2116

Obviamente mi mente no va a mil, va a diez mil por segundo y pensando, como ésto se venga abajo nos dejan hechos unas pegatinas y para rematar, acabamos todos en el fondo del Titicaca.

Tengo que recalcar una cosa, yo es que soy muy así, muy de divagar con la mente… me dejo llevar con pensamientos que no me hacen ningún bien, tipo: ¨no saco un dedo de la barca a ver si lo va a oler un cocodrilo y me lo aniquila¨. Insisto, no me hace ningún bien, lo sé, pero me sale inconscientemente.

Para rizar más el rizo, a Noah le dan ganas de hacer pipí (ésto es lo que tiene viajar con niños). A diferencia de la barca de los Uros, éste va más rápido, los motores a toda marcha y asomarlo para que haga sus cosillas da respeto.

Aunque él ya no use pañal y ponérselo es un triunfo, según palabras textuales: ¨mami yo ya soy un niño grande¨ en ésta ocasión no quedó más remedio y después de todo ésto se queda dormido y disfrutamos de un paseo agradable.

(El inmenso Titicaca)

Antes de llegar a la isla, el guía nos dice que para entrar hay que pagar una tasa y otra más, porque es necesario llevar guía.

Con lo primero ya contábamos, pero lo segundo nos pareció extraño, más aún, cuando le decimos que eso no nos lo contaron en ningún momento y al ver que le costaba tragar, ya me dije a mí misma -timo en toda regla-.

Como no estábamos muy convencidos y él insistía bastante, más trayendo a sus compañeros para asegurarnos que lo que decía era verdad. Optamos por hacer lo que hacemos en éstos casos, le dijimos que teníamos los bolivianos justos para pagar la tasa de entrada a la isla.

Él nos insistió y MUCHO para que le pagásemos en soles, normal, si le pagamos en soles y no en bolivianos él saca ganancias. El sol vale el doble que el boliviano. Aunque teníamos soles encima, dijimos que no, pero no contábamos con la vista de lince del guía.

Al llegar a la isla, justo en el muelle, hay unos chicos que se encargan de cobrar la entrada a la isla. Ésto lo hacen para mantenerla en condiciones, aunque lo mismo decían de las carreteras y algunas no estaban todo lo bien que deberían, pero bueno.

IMG_2133

Pagamos los 20 bolivianos/2,40€ y preguntamos si es necesario ir con guía, otro que vuelve a tragar saliva y nos dice que sí. Pues vamos apañados, están todos metidos en el ajo y no nos va a quedar más remedio que pagar.

IMG_2135

Nosotros creyéndonos más sabios, más listos y más de todo, hacemos hincapié en que sólo teníamos los bolivianos para pagar la tasa. Resulta, que nuestro guía nos vio los euros de la cartera cuando fuimos a pagar.  ¿Y moneda europea no tienen? Si es así, no se preocupen, aquí en la islita se los cambian, no hay problema.

¡Vaya! Ya nos cogieron, pero bien cogidos. La verdad que nuestra cartera parecía la ONU entre euros, libras, soles y bolivianos, teníamos de todo un poco, pero no queríamos pagar nada de nada.

Aquí tenemos que aclarar una cosa, somos muy imperfectos y tenemos muchos fallos, pero entre ellos, no está el ser egoístas y somos muy honrados, quizás, demasiado, y por eso nos pasan las cosas que nos pasan.

Pero cuando vemos que van con picardía y hacernos el lío nos cerramos en banda. Si siendo honesto se llega mucho más lejos.

El guía nos llega a decir que se busca la vida y que de ésta forma se lleva un dinero para casa, ni lo hubiésemos pensado. Pero así, a la caza del turista, NO.

Como no íbamos a dar un billete de 100€ para cambiarlos a bolivianos, (a ver qué hacíamos luego con eso) por arte de magia salió unos bolivianos de mi bolsillo y claro, el guía nos miró con cara de ¨me la intentaban colar ehh¨.

IMG_2138

Nosotros huimos bastante de guías, grupos y todo lo que conlleve el no estar a nuestro aire. Aquí el caballero reunió a un buen grupo y se hizo el día con todos nosotros. No vamos a mentir, lo explicaba todo francamente bien, pero claro, iba a mil por esos caminos y tan sólo, el comienzo de la isla, es puro escalones alrededor de terrazas de cultivos.

20170629_140125

Hacer ésto con niño a la espalda, en subida y a 4000 metros de altitud cuesta lo suyo. Como éramos los rezagados, se nos juntó una familia con dos mujeres bastante mayores y que haciendo gala de nuestra buena voluntad, ayudamos a hacer el recorrido.

IMG_2151

(Lo de ésta señora sí que tiene mérito)

 

Menos mal, que Noah es un chicarrón y pedía caminar, él no quería ir en la silla, porque las señoras se agarraban tanto que parecía que las llevábamos encima. La verdad que después de todo, debemos decir, que hicimos muy buenas migas con la familia que venían desde Trujillo, nos invitaron a volver a Perú e ir a su casa, disfrutamos de unas vistas preciosas desde la isla y aunque el guía sólo hacía paradas dónde estratégicamente había una tienda o alguna señora vendiendo tapices, mereció la pena con timo y todo.

Nuestra idea no era quedarnos en la isla, es más, debíamos volver a Perú, pero durante el camino conocimos a una señora con tres niños preciosos que no dudó en contarnos su historia mientras paseábamos. Para sacar a sus hijos adelante hospedaba a viajeros en su casa.

IMG_2157

Estuvimos tentados a cambiar todo el viaje, quedarnos en su casa y así poder disfrutar de una noche diferente, en familia y en la preciosa isla. El problema, es que hacer cambios en un lugar sin wifi era imposible, encima perdíamos el dinero de todos los transportes, más el hostal de esa noche, debíamos cambiar todo el itinerario del viaje y modificar las fechas de los hostales, más, cuando ya teníamos el billete de vuelta a Londres.

Y para ser sinceros, en éste viaje no nos podemos permitir ir perdiendo dinero, así que con mucha pena tuvimos que desistir en la idea.

Así que nos despedimos de la mejor forma, dejamos todo lo que teníamos en la mochila y le compramos unos collares ¨sanadores¨que sabemos que nunca nos pondremos, pero darle dinero directamente no sólo nos da apuro, es que hemos aprendido con la experiencia, que haciendo ésto, terminamos perjudicando más que ayudando.

(Aquí está la familia y lo carga la mujer en la espalda es el tercer bebé)

IMG_2165

A la vuelta al barco Noah ya estaba en el séptimo sueño, pobre, se ha portado como un auténtico campeón. Caminó toda la isla y prometemos que hacer esfuerzo a esas altitudes cuesta lo suyo. Al final terminó derrotado y con la boca abierta de par en par como papi.

IMG_2173

Volvimos a Copacabana en un trayecto en silencio absoluto y pensando lo afortunados que somos, mi hijo tiene que comer.

Cuando llegamos al muelle vamos hasta la calle principal para canjear nuestros boletos, compramos algo para el camino y nos subimos al bus, Maika ya estaba esperándonos.

IMG_2185

Mientras rellenábamos de nuevo los papeles, ésta vez para salir de Bolivia y para entrar en Perú, hablábamos con una pareja viajera que llevaban seis meses recorriendo sudamérica, menuda suerte poder vivir así, admiración profunda.

IMG_2182

Llegamos al puesto de Kasani entregamos papeles y pasaporte, nos sellan la salida sin una sola pregunta y hacemos el mismo camino de antes, pero a la inversa. Luego vamos al puesto Peruano nos sellan la entrada y ésta vez sí nos preguntan cuánto tiempo vamos a estar en el país.

Noah es estrujado por una policia enamorada de las pestañas y de como habla. Cambiamos los bolivianos que nos sobraron a soles, nos hace la cuenta a la pata una señora con un parecido más que razonable a Celia Cruz y finalmente nos ponemos en marcha camino a Puno.

Pasamos todo el trayecto dormidos, llegamos derrotados. Éstas excursiones con tanto ajetreo agotan muchísimo y más con éstas altitudes.

El bus nos deja en la estación y para llegar al hostal regateamos un taxi. Al ser dentro de la estación y ser taxis seguros nos cobra 7 soles/1,80€ caro para el trayecto que es, pero necesitamos una ducha ya.

Terminamos el día con una buena cena en el Valeria y caemos rendidos.

(Así se despidió Copacabana de nosotros)

IMG_2192

COSAS QUE NOS HUBIESE GUSTADO SABER…

-Si cuentan con más tiempo, no dejaríamos pasar la oportunidad de hacer noche en la Isla de Sol. Nosotros nos quedamos con muchísimas ganas, e incluso, hacer excursión a la isla la Luna.

-Tanto Perú como Bolivia permite una estancia máxima de 90 días en el país para ciudadanos españoles, siempre que se entre por avión. Si hacen cruce de frontera por tierra, deben tener presente, que el plazo máximo que se concede de estancia en ambos países es de 30 días. No se necesita visado, pero sí tener un pasaporte con una vigencia mínima de 6 meses.

-El valor del sol peruano es el doble que el boliviano. Un sol equivale a dos bolivianos. Así se pueden hacer una idea de el valor de las cosas. Si cuesta 5 soles, serán 10 bolivianos lo que deberán pagar.

-Es muy dificil pagar con tarjeta, al igual que en Perú lo que se maneja es el efectivo. Nuestro consejo es que no cambien mucha cantidad (dependiendo del tiempo que vayan a estar) más que nada, que si les sobra bolivianos al cambiarlos van a perder dinero. El valor es muy bajo y como decíamos anteriormente, ellos aplican unos intereses muy curiosos.

-El precio por el trayecto desde que salimos de Puno, llegar a Copacabana, barco y el regreso en todos los transportes fue de 250 soles/65€ (sólo incluye el transporte y los niños menores de 3 años no pagan, pero tampoco tienen derecho a asiento).

-Éstas excursiones las pueden contratar tanto en los hostales como en cualquier agencia, e incluso ir directamente a la estación de buses y comprar el boleto evitando intermediarios.

-También tienen la opción de ir por desaguadero e ir camino a La Paz. Opciones hay muchas tanto si la última parada es Copacabana como si quieren a La Paz e incluso el salar de Uyuni.

-En las carreteras de Perú se paga un peaje, y por lo poco que vimos de Bolivia también deberán abonarlo.

-Para entrar en la isla de Sol se paga una tasa de 20 bolivianos/2,40€, 10 bolivianos por persona. Recalcamos que NO SE NECESITA GUÍA. Nosotros nos vimos en el compromiso y nos dio mucha rabia que nos timaran así, pagamos 60 bolivianos/7,30€ y definitivamente se lo pueden ahorrar, a no ser, que quieran realmente disfrutar de sus explicaciones.

-Vayan bien provistos de agua y tentempié, curiosamente en la isla lo que comprabas lo pagabas en soles.

-En general nos pareció que los bolivianos eran mucho más reservados que los peruanos. Quizás sea que el peruano está más acostumbrado al turismo.

-Cuando lleguen a la estación de Puno cojan taxis dentro de la estación aunque eso implique pagar un poco más. Puno nos dio la sensación de ser bastante seguro, aún así, hay zonas que son muy oscuras y ante la duda  es preferible prevenir.

-Es importante que vayan bien abrigados, en Copacabana hacía frío de verdad y al estar a tanta altitud se hace notar más. Al igual que protegidos del sol, especialmente para los más enanos.

-Si llevan niños y pretenden hacer noche en la isla es importante que carguen lo imprescindible para los más pequeños. Leche, pañales y el largo etcétera que llevamos los padres a cuestas, no cuentan con muchas cosas para los más pequeños.

-La mochila o fular es lo más conveniente para moverse tanto por la isla como por Copacabana

-Tenemos que decir, que lo poco que vimos de Bolivia nos encantó y nos dejó con ganas de más. Especialmente el salar de Uyuni. Queríamos incluirlo a toda costa en éste viaje, pero cuando se va con niños hay veces que debemos dejar cosas por el camino.

Eran muchas horas de bus, demasiadas para entretener a un niño de dos años y siendo sinceros, nos daba penita forzarlo más de lo que lo hemos hecho. Y como ir en avión era caro, pero caro de verdad, desistimos.

Lo bueno de ésto es que queremos volver, hacerlo como realmente se merece, recorrer y descubrir una Bolivia que nos dejó muy buen sabor de boca.

-O-

Antes de despedirnos queríamos dar las gracias por todo, de verdad, mil gracias por pasarse un ratito por aquí y hacernos compañía. No se imaginan la ilusión que nos hace.

Esperamos de verdad que les guste lo que leen y solamente si es así, compartan para poder llegar a más familias. Nos ayudarían muchísimo.

Un beso enorme y hasta el próximo diario!!

 

PD: Si ven algún error, como decimos siempre, no nos lo tomen en cuenta. Lo hacemos rápido con un wifi que nos juega malas pasadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5 thoughts on “SEXTO DIARIO, CRUZAMOS FRONTERA POR KASANI Y LLEGAMOS A COPACAPANA, BOLIVIA

  • Aunque vivo obsesionada con Colombia, leerles acerca de Bolivia y su visita acaba de hacer que lleve como 45 minutos entre leyendo el post, marcando puntos en el mapa, comparando las distancias con Sucre y el Salar de Uyuni… Apunto Bolivia como lectura de cabecera estas noches de insomnio que me persiguen, ¡ahora me pica la curiosidad!
    Y una cosa… nos hemos vuelto tan aficionados al gofio (de vez en cuanto hasta le echo al café solo que bebo por la mañana o a medio día) que no sabía cómo transportarlo en el viaje de diciembre (temiendo que no encuentre un tupper del tamaño perfecto) y ahora que les veo el “botito” ese de compartimentos que me parece haber visto en mercadona, voy a mandar a mi madre de urgencia a que nos meta uno en el paquete que nos tienen que manda xD (¿súper práctico no? ¿podré meter miel sin que se desparrame?).
    ¡Muy buenos post! Algún día podrán hacer una tesis acerca del transporte de mercancías en Perú xDD (sigo poniéndome al día) 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • jajajajaj somos los peor, bien nos gusta un mapa. Colombia tiene que ser una pasada, pero Ayoze no le hace mucho tilín ¡éstos hombres! Pero apunta Bolivia. Lo poco que pudimos ver nos dio sensación de ser un país que sorprende y mucho. No te imaginas la pena que nos quedamos con el salar de uyuni, pero bueno… es señal de que debemos descubrir el país. jajajajaja yo también soy gofioadicta. En éste viaje cargamos con 3 kilos de gofio y el dosificador de mercadona.
      Lo íbamos reponiendo cada vez que se acababa. Si nos llegan a parar en un control por el gofio, a ver cómo le explicamos lo que es jajajajaj. Que en Camboya les dejamos un kilo y no te imaginas lo contentos que se pusieron y ya con el aceite de oliva se les salía los ojos.
      Así que si necesitan consejo para pasar material por los aeropuertos, aquí unos expertos jajajajajaja.
      Por cierto, en los super sí vimos miel, pero si quieres llevarla mejor la que viene en cajitas pequeñas de plástico como la mermelada.
      Mil gracias por leernos chicos, que nos da una ilusión. Un beso enorme :):):):)

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s