SI EMOCIONA PENSARLO, IMAGÍNATE HACERLO

El 7 de julio del 2010 Ayoze y yo empezamos a vivir juntos, todavía recuerdo la primera noche, durmiendo en un colchón en el suelo porque apenas habíamos tenido tiempo de montar la cama que compramos en Ikea, de rebajas y con esfuerzo.

Mentiría si no dijera que los dos primeros meses fueron muy duros… ¡vaya que si lo fueron! Nunca antes habíamos llevado una casa, lo que trabajábamos era para nosotros y los primeros diez días del mes ya habíamos gastado el sueldo de un mes.

Nosotros vivíamos muy cerquita de mis padres, así que como conservaba las llaves de mi casa aprovechaba para ir a la despensa y robarle latas de atún.

Ésto nunca se lo dijimos a ellos hasta hace bien poco. Y mi madre me dijo, -así compraba latas y latas y nunca había- jajajaja ahora comprendió que no le fallaba la memoria.

A pesar de llevar una dieta a base de arroz, pasta y atún vivimos los mejores momentos en un piso de 50 metros cuadrados. Cada pareja pone los cánones en su relación y la nuestra jamás ha sido pretenciosa la verdad.

En esa época de ¨love is in the air¨ adoptamos la era del pósit. Según me levantaba, Ayoze ya me había dejado un pósit, algunas veces en la mesa noche, otras en el baño, en la puerta e incluso sobre mi taza de desayuno.

En cada una de ellas siempre me decía algo bonito sobre mí y otras con un simple ¨Te Quiero¨bastaba. Recuerdo una noche de verano, suena a película, pero no puedo expresarlo de otra manera, así fue.

Estábamos en la terraza y hacía un calor horrible, íbamos a cenar unas pizzas made in Mercadona y cogimos unas copas para brindar con acuarius (porque tenemos tan poco glamour que no nos gusta nada el vino) así que brindamos y hablando del futuro le pregunté a Ayoze cuál era su sueño, algo que deseara y que fuera capaz de ir a por él.

¿Saben qué respondió? Tener un hijo contigo. Me cogió desprevenida, yo esperaba una respuesta más superficial y sinceramente me dejó algo descolocada.

No entraba en mis planes ser madre, mucho menos en aquélla época, pero que el hombre al que quieres te diga algo así sin dudar, te deja una sensación de incredulidad y de emoción al mismo tiempo.

Llegó mi turno de responder y al contrario de él, yo quería recorrer el mundo. Sí, yo sólo quería viajar, me daba igual el lugar, simplemente quería recorrer durante un largo tiempo.

Como hacíamos con nuestros sentimientos más cursis, apuntamos en una servilleta nuestros sueños, él quería un hijo conmigo y yo quería recorrer el mundo con él.

Así que pusimos la servilleta en la nevera agarrada con un imán de las islas Canarias, regalo de colección del periódico el Día.

El 5 de noviembre del 2014 a las 8:05 de la noche en forma de 2,980 kilogramos y 50 centímetros Ayoze cumplía su sueño y con ello, me descubría una parte de mí, que ni siquiera sabía que existía.

Mi prioridades han cambiado, yo he cambiado, no sé si para bien, pero aunque ser madre es el mejor regalo que me ha dado la vida, hay algo que no he podido olvidar…

-Mi sueño escrito en aquélla servilleta-

Hoy 13 de junio del 2017 mientras leen éste post, nosotros hacemos realidad un sueño. Partimos al viaje de nuestra vida con billete de ida, pero no de vuelta o por lo menos, hasta dentro de 95 días. 

Hace un tiempo leí un libro de Irene Bostelmann y Catalina Silva Guzmán, éste se titula ¨Mi lista de envidias¨ lo compartí en mi cuenta privada de instagram y en el pie de la foto escribí mi lista personal.

¨Envidio a los que se embarcan en grandes aventuras saliendo de su zona confort, a los que son capaces de mostrar sus emociones sin tapujo y los que siempre persiguen sus sueños¨

Como dice Alejandro Sanz en una de sus letras, cuantos sueños dejamos al filo del colchón…

La razón por la que no he sido capaz de dar el salto es porque me invade el miedo, me paraliza completamente porque no es lo mismo decirlo que hacerlo y porque cuando piensas en la razón para hacerlo, llegan a tu mente otras mil por las que no y la principal es el miedo al fracaso. Qué pasará luego, trabajo, casa, familia y en nuestro caso contar que somos papis de un niño de dos años.

En nuestra relación quien tiene las palabras soy yo y el que tiene el don de escuchar es Ayoze, pero por una vez yo quedé muda con algo que me dijo. -Yanira, no sabes que al miedo le encanta robar sueños-

Nunca antes estuvo tan acertado, porque en ese instante, me dí cuenta, que yo misma me estaba poniendo frenos ante algo que siempre he soñado, por el simple hecho, de tener terror a lo que no conozco.

No sabemos que pasará, qué nos espera y que saldrá de todo ésto, pero no quiero levantarme un día y pensar que fui una cobarde, que tenia todos los ingredientes para hacerlo y me paralizó el miedo.

La idea de estar un tiempo recorriendo, lejos de lo que conocemos y acompañada de mis dos hombres, mi pequeña familia, lo que más quiero en este mundo, hace que me sienta afortunada.

No miento si digo que me cuesta comer e incluso dormir, como me dijo mi hermana  ¨Tata tienes nervios de felicidad¨ y sí, tengo un nudo en la garganta, el cuál me hace sentir vértigo. Quizás crean que exagero, pero jamás habíamos estado tanto tiempo lejos de casa y mucho menos con nuestro niño.

En éstos momentos me gustaría estar hecha de la misma pasta que Ayoze, que persona más serena, él es tranquilo, siempre ve el lado bueno de las cosas y nada le quita el sueño. Igualito a mi, que hasta lo más mínimo me deja sin dormir.

Pero haremos caso a la lógica japonesa, si otras familias pueden hacerlo significa que nosotros también podemos, y si nadie puede hacerlo, significa que nosotros debemos ser los primeros en hacerlo.

Así que con mucho miedo, incertidumbre, nervios, felicidad, emoción y un sinfín de sentimientos que ni soy capaz de describir nos vamos a recorrer el mundo, o mejor dicho, una pequeña parte de él.

Antes de seguir con éste inmenso post, quería agradecer a todos los que pierden un ratito de su tiempo en pasar por el blog. Cuando decidimos dar el salto a abrir éste rincón, jamás pensamos que tuviese tan buena respuesta, al contrario, pensamos que nos leerían los nuestros.

Que el blog no llevase ni 20 días abierto y ya contara con casi 8000 visitas nos dejó alucinados, en serio, mil millones de gracias porque la cosa no ha quedado ahí, cada vez son más los que deciden regalarnos su compañía y en parte, ustedes, son culpables de ésta nueva aventura.

Siempre hemos tenido la idea de hacer un blog no para personas que ya tienen cierto rodaje viajando, si no para aquéllas familias que quieren y no se atreven, muchas veces por el tan temido miedo a lo desconocido y otras, porque al ir a la agencia se disipan todas las ganas al ver el presupuesto.

Nos da una alegría inmensa cuando nos mandan mensajes o nos dicen en persona que los post les han servido para preparar sus escapadas. Sabemos que llevamos poco y que no contamos con mucho material, también, que llevamos un mes desaparecidos, pero ya saben la razón, ésto de organizar tres meses fuera de casa lleva lo suyo.

Queríamos aprovechar el blog para llegar un poquito más a todos ustedes. Nunca he sido partidaria de los diarios de viajes, más que nada, que ya hay tantos y muy buenos que compartir nuestras aventuras no sé si sería de interés y porque basándonos en nuestras dudas previo a un viaje, preferimos encontrar información detallada del lugar.

Pero en ésta ocasión creo que haremos una excepción y digo ésto, porque éste no será un viaje cualquiera, será el viaje con mayúsculas y siendo totalmente honesta, nos hace mucha ilusión intentar relatar nuestra vivencia.

Que la familia Jones tenga su propio diario de aventuras me produce hasta cierto cosquilleo. Poder expresar en el momento nuestras emociones, sentimientos, opiniones, ruta e incluso presupuesto, para demostrar, que no hace falta ser millonario para salir al mundo.

Además, creemos que puede ser un muy bonito recuerdo para Noah, según vaya creciendo y tomando conciencia, se dará cuenta, de lo bonito que es compartir en familia.

También, quería nombrar, a unas personitas que son lo más mejores 😛 mis padres y mi enana qué haríamos sin ellos, gracias por todo (nos faltan en ésta aventura) a nuestros amigos y su/nuestro niño Diego (super mejor amigo de Noah), a mi chico grande porque lucha por cumplir mis sueños y tener a alguien así a tu lado no tiene precio, a mi terremoto por ser lo mejor de mi vida y porque si es feliz yo lo soy más aún y por último a mi súper compi que me hizo ver que se puede, que es posible y que si podemos con el chino podemos con todo 😛

Dicho todo esto, esperamos de corazón que quieran acompañarnos, nos haría muchísima ilusión que sean parte de ésta aventura.

Siempre que podamos aquí tendrán un nuevo diario y si quieren saber más de nosotros, nos pueden seguir en nuestras redes sociales tanto instagran como Facebook  (nos podrán encontrar como la @familiajonnes).

UN BESO ENORME Y NOS VEMOS POR EL MUNDO!!!!!!!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s