¿CÓMO ORGANIZAR UN VIAJE DE TRES MESES CON UN NIÑO DE DOS AÑOS? VUELOS, DOCUMENTACIÓN, VACUNAS, SEGUROS…

 

20170804_061528

Antes de decidir ser padres la gente continuamente nos repetía a modo bucle ¨aprovechen ahora mientras puedan, cuando tengan hijos no van a poder seguir viviendo así¨.

Cuando me quedé embarazada ésta frase se intensificó hasta el punto de ¨ya se hicieron la idea ¿no? porque lo más lejos que irán es a la Península¨.

Obviamente teníamos muy claro que sí o sí queríamos seguir haciendo escapadas, pero mentiríamos sino dijésemos, que ya no era una razón nuestra, ahora dependía de que todo con nuestro enano saliese bien.

Influyen muchas cosas, depende si el niño tiene alergias, enfermedad y por supuesto la edad a la hora de elegir los destinos.

Así que con éste post pretendemos ayudar un poquito, no sólo, explicando cómo lo hacemos, si no también acallar los miedos de muchos que quieren ser padres, pero creen que está reñido con poder seguir viajando.

Para hacerlo más real explicaremos de qué manera hemos organizado éstos tres meses fuera de casa, viajando de una punta del mundo a otra con nuestro niño de dos años.

Aunque ahora trataremos de hablar de un viaje bastante largo en el tiempo, seguimos los mismos pasos si se trata de menos días y dependiendo el destino, hacemos más hincapié en ciertos aspectos.

¿CÓMO ORGANIZAR UN VIAJE CON NIÑOS?

Lo primero de todo es saber o por lo menos tener una idea del destino que queremos visitar.

A la hora de decantarnos por uno u otro nos basamos en un factor muy importante, la edad. Si eligen lugares como Europa, EEUU, Singapur, Japón, Australia… son destinos muy preparados para niños, limpios, con buena infraestructuras tanto en transporte como en hoteles, un gran servicio hospitalario y sin necesidad de tener que vacunar a los más pequeños de la casa.

Ésto último, quizás, es lo más importante. Muchas vacunas no se administran a niños menores de dos años y por lo tanto, hay que evitar países en los que una simple diarrea puede jugarnos una mala pasada.

Cuando decidimos irnos tres meses nos pusimos como locos a elegir destinos. El problema es que tres meses puede parecer mucho tiempo, pero no lo es y más si se va a paso lento.

Nos dimos cuenta que nos estábamos dejando llevar por el momento euforia y que lo mejor sería hacerlo todo sobre la marcha, más caro sí, pero nos daría más libertad a la hora de elegir qué hacer en cada momento.

Pero una cosa teníamos clara, Perú debía entrar sí o sí. El mayor miedo que nos producía Perú era su altitud. Mayormente estaríamos a unos 2800 metros como mínimo y eso nos daba mucho respeto.

Otra parte importante del viaje fue cambiar en apenas 48 horas de estar en sudamérica a estar en Asia. El cambio de horario fue brutal y no sabíamos cómo lo llevaría Noah.

Por suerte su cuerpo se adapto enseguida y respiramos aliviados en éste aspecto.

Y lo más IMPORTANTE de todo, aunque pretendíamos hacer un viaje de lo más improvisado era fundamental llevar un plan B y C si cabe. Siempre hay posibilidad de imprevisto (más estando tantos días fuera de casa), algo que no sale como esperabas y que pase a ser una auténtica faena. Así que antes de partir nos pusimos a darle vueltas a todas las cosas ¨malas¨que podían pasarnos para saber de qué manera afrontarlas.

Las que más dolor de cabeza nos daban era que Noah enfermara o tuviésemos algún problema con el dinero, robo tarjeta, algún saqueo en nuestra cuenta (lo sufrimos con un duplicado de nuestra tarjeta hace no mucho), en fin, aquéllas cosas que pueden convertir la aventura en una auténtica pesadilla.

DOCUMENTACIÓN

Requisitos-para-viajar-a-Inglaterra.jpg

-Pasaporte y DNI

Ya sabiendo el destino, debemos ponernos en marcha con la documentación. Cosas fundamentales como tener el DNI y el pasaporte en regla.

El pasaporte debe tener una validez no inferior a 6 meses. Una cosa que a nosotros nos parece vital es asegurarse de los sellos que tiene el pasaporte, me explico. Si ya han viajado con anterioridad a países fuera de Europa o el especio Schengen contarán con algún que otro sello.

En el momento de decantarnos por un destino es importante saber la relación que guarda éste con nuestro próximo país a visitar. Si pasamos por alto éstas cosas y no contamos con la información suficiente podemos llegar a nuestro próximo destino y negarnos la entrada.

Les pongo un ejemplo para que puedan entenderme mejor: El año pasado viajaron a Israel y éste año tenían como meta llegar a Irán. El pasaporte lo tienen en regla y obviamente no pretenden cambiarlo hasta que caduque o en su defecto, no agote los 6 meses de validez.

Al llegar al aeropuerto de Irán, en el momento de sellar la entrada al país, directamente te pondrán en la lista negra dejándote en tierra de nadie. Irán e Israel llevan años de conflictos y no permiten la entrada en ambos países si portan un pasaporte ya sea con sello iraní o en éste caso, israelí.

Por lo tanto toda información previa es bienvenida, más, si es necesario hacerse con otro pasaporte.

-Registro

Nosotros siempre cargamos tanto con el libro de familia como el certificado literal de nacimiento de Noah, se saca en el registro civil. Nunca lo piden (a no ser que viajen a Sudáfrica), pero como nos gusta ser precavidos y existía la posibilidad de darnos el salto, preferimos llevarlo por si acaso.

Otra cosa importante que siempre hacemos, es inscribirnos en el registro de viajeros del ministerio del exterior, aquí les dejamos el enlace INSCRIPCIÓN REGISTRO DE VIAJEROS.

Y por supuesto, algo que nunca puede faltar es la cartilla de vacunación, tanto la que tienen de su pediatra como la que les dan en vacunación internacional.

Hay otro aspecto vital con respecto a los medicamentos, pero ésto lo especificaremos en la parte de botiquín.

VUELOS

passenger-jet-advice-ask-marilyn-ftr.jpg

Cada padre sabe lo que tiene en casa. Con ésto queremos decir, que hay niños más tranquilos y otros que son unos auténticos torbellinos.

Éste último es nuestro caso. Noah es muy bueno. Por regla general se porta bien y los vuelos los lleva bastante bien también, pero eso no quita que tenga sus momentos de ser un niño.

Está claro que si eres de los que duermes durante todo el vuelo, siendo padre, te va a costar bastante.

En el momento de pensar en destinos lo primero que se nos viene a la cabeza son las horas de vuelo. ¿Lo llevará bien? ¿Llorará? Y si es así, ¿qué podemos hacer?

Son muchas dudas que se plantean porque no es plato de buen gusto pasar 10 horas de vuelo soportando el llanto de un niño, más, si es el tuyo, que llega a desesperar porque ya se te acaban las ideas y no sabes qué hacer.

Nuestro consejo es probar un vuelo corto previo a la preparación de un gran viaje. Cuánto más pequeños son, mejor se adaptan y cuentan con la mayor de las virtudes, no caminan y por lo tanto, se están quietos o más quietos.

También influye bastante la hora que decidamos viajar. Siendo vuelos cortos nosotros preferimos elegir los de primera hora de la mañana.

En nuestro caso, al despertarse temprano, según despega el avión se queda dormido y suele durar todo el trayecto. Preferimos éste horario, primero, porque se hace menos pesado, segundo, porque si son vuelos cortos llegan de día al destino (ya que no nos gusta nada llegar de noche) y por último porque han descansado toda la noche, pero el madrugar los deja bastante lelitos, así que sabemos que sí o sí se va a dormir.

Cuando se trata de vuelos transoceánicos, a poder ser (siempre que el precio no sea desorbitado) elegimos viajar de noche. De ésta forma el niño sigue su horario habitual y duerme la mayor parte del tiempo.

Si ya son niños en edad conflictiva (los famosos dos años) como en el caso de Noah,  también debemos tener un as en la manga.

No somos partidarios de darle tablet ni móvil, pero hay que admitir que precisamente en éstos momentos hacen una labor muy buena. Nosotros nos hicimos con dos pendrive que sirven para el móvil y ya contábamos con una tablet algo viejita, pero que sigue haciendo sus funciones.

En los pendrive le grabamos muchos capítulos y películas con los que se puede quedar horas tranquilo. En los vuelos largos hay pantallas con una variedad bastante amplia de dibujos (depende de la compañía), pero existe un problema. El problema es que las pantallas están muy altas para los niños y sólo se puede oír con auriculares.

Eso significa que en media hora se van a aburrir y pasarán a la acción. Por eso recomendamos la alternativa que decíamos arriba, un pendrive bien cargado de las cosas que le gustan y una tablet para que él o ella haga de las suyas.

Llevar unos juguetes pequeños y cosas como galletas, papas (patatas) y algunas compotas en sobres hace que puedan ¨chantajearl@s¨cuando la cosa va a empezar a ponerse crítica.

Como siempre hacemos el check-in por medio de la página web de la compañía solemos elegir los mejores asientos. Siempre que sea posible optamos por los del principio, tenemos más espacio para estirar las piernas, hay hueco para que los niños puedan jugar y si son vuelos largos y nuestro niño pesa menos de 11 kilos o tiene hasta 8 meses de edad podemos pedir una cuna e iremos mucho más cómodos.

Si hablamos de bebés es importante tener una chupa (chupete), biberón o darle el pecho si siguen con la lactancia materna en los momentos de despegue y aterrizaje. Así conseguimos que la presión en los oídos sea más agradable.

789-Econ-2

qcGvCCG

Son pocas las compañías que en vuelos de menos de 6 horas den algún tentempié para comer a los pasajeros. En los vuelos transoceánicos los niños sólo tendrán derecho a comer si hemos pagado un billete por ellos.

Aunque ya ocupen asiento (lo hacen desde el momento que cumplen los dos años) siguen siendo ¨bebés¨con demandas. En vuelos muy largos es necesario llevar su leche, purés, compotas…

Digamos que las comidas de los aviones no están muy preparadas para ellos y si son niños no muy buenos de boca, no es agradable dejarlo tantas horas sin una comida decente en el estómago.

Nosotros lo que hemos hecho es llevar dos termos, uno para líquidos y otro para comidas, más ancho y que al mismo tiempo podíamos usar como plato hondo.

Noah picaba de su bandeja de comida lo que le gustaba y se lo compensaba con lo que llevaba en el termo, mayormente era un potaje. A medio vuelo le dábamos su cao calentito como dice él, y según aterrizábamos, lo primero que hacíamos era ir a comprar leche en el aeropuerto, o en su defecto, pedirla en algún restaurante o cafetería y le preparábamos otro cao.

De ésta forma nos asegurábamos que comiese bien y no nos invadía la preocupación de dejarlo tantas horas sin una comida decente.

COMPAÑÍAS DE BAJO COSTE, ¿SÍ O NO?

Tenemos que decir que somos bastante exquisitos en éste aspecto. Aunque después de haber viajado con AirAsia ya vamos entrando en éste terreno, que hasta hace no mucho, era desconocido para nosotros.

Las personas que hayan viajado con Ryanair (nunca hemos viajado con ellos) seguramente no estarán nada de acuerdo con nosotros, es más, tendrán muchos argumentos para rebatir nuestra teoría.

No se trata por accidentes, porque deben darse muchos factores en cadena para llegar a ésto y mayormente, es una cuestión de mala suerte junto con mala praxis.

Es más una razón de que no nos gusta nada su política. Lejos de que reciban ayuda o no del estado, un mismo vuelo hecho por equis compañía y otro hecho por Ryanair muchas veces tienen una diferencia muy notoria de precio y eso nos parece bastante curioso.

Si alguien va a perder está claro que no será la compañía, entonces… ¿por qué esas diferencias de precios? Porque otras low cost no llegan a equipararse ni de lejos.

Está claro que algo debe existir y ojo, que tampoco estamos a favor de los precios abusivos de otras compañías, pero nos sigue pareciendo un tanto curioso.

También existen otros dos factores, tiempo y aeropuerto de llegada. Muchas veces encuentras vuelos baratos, pero con unos horarios muy intempestivos. Viajando con niños (aunque ellos se terminan adaptando a todo) es preferible elegir horarios en los que no se convierta en un calvario y más, si muchos de éstos vuelos van a aeropuertos alternativos.

Éstos aeropuertos suelen quedar lejos, eso implica más tiempo de traslado y por consiguiente más dinero. Al final no sale tan rentable como pensabas.

Pero lo dicho, sólo se puede opinar una vez lo probemos. Si algún día lo hacemos, tanto sea para bien como para mal, sabrán nuestra opinión.

TRANSPORTES

23d07d4d-b04d-4d17-b759-6e1c78831b1c

Según llegan a destino deberán utilizar todo tipo de transportes para recorrer el país. Dependiendo del lugar podrán alquilar un coche (algo muy factible en países dónde se respetan las normas de circulación), pero si son lugares como Asia o lo que pudimos ver de suramérica la mejor opción es el transporte público, trenes, buses, taxis…

Aunque a ésto último debemos decir una cosa y perdón por la expresión, pero es que no encuentro otra palabra para describirlo. Conducen de una manera que ¨acojona¨ aunque expreses tú miedo y recalques por activa y por pasiva que NO CORRAN, ellos entienden por no correr ir a 120 km por carreteras que cruzan vacas, gallinas, tropecientas motos, gente con carretas, niños en el arcén, en fin… viven al límite.

IMG_3024

Lo ideal es viajar siguiendo las horas de sueño de los más enanos. Si son viajes largos de muchas horas en trayecto, se hará más ameno hacerlo de noche que durante el día.

Si no queda más remedio que hacerlo de día es preferible elegir trayectos que incluyan bastantes paradas. Aunque como ya decíamos arriba, los niños se adaptan a todo, pero no hay que olvidar que son precisamente niños y el ritmo frenético quedará en el olvido.

Y lo más importante SIEMPRE hay que ser FLEXIBLE. Si en un viaje pretendían ver 20 cosas y no llegan ni a 10 no hay que frustrarse… viajar con niños implica pararse muchas veces y sopesar si compensa o no.

HOTELES, HOSTALES, COUCHSURFING O ALBERGUES

blog-diciembre-9

No es lo mismo viajar solo, en pareja o con amigos, que hacerlo con niños. En ésta aventura se nos fue bastante presupuesto en muchas aspectos, pero éste se llevó la palma.

Aunque dormimos en muchos hostales, buscábamos aquéllos que tuviesen las tres B, bueno, bonito y barato.

Está claro que cada uno hace según su presupuesto o preferencias, pero no es plato de buen gusto estar en una habitación en la que no te sientes cómodo y más estar con mil ojos porque los niños no paran, todo lo tocan y encima llevarse las manos a la boca es pan de cada día.

Eso sí, respetamos a todo aquél que se gasta un dineral en buenos y carísimos hoteles (si pueden permitírselo, es lo mejor que pueden hacer), pero entre que somos muy bastos y nuestro bolsillo no es tan desahogado, preferimos hoteles sencillos y limpios con el fin de destinar ese dinero en hacer muchas cosas en el destino.

Que no olvidemos que a los hoteles se va a dormir así que con que sean limpios y céntricos, ya le damos el visto bueno.

Nosotros siempre reservamos por medio de BOOKING.COM es la página que más nos gusta, llevamos muchos años haciéndolo con ellos, somos clientes genius y siempre que hemos tenido algún problema lo han solucionado al momento.

En éste viaje probamos otras alternativas como AIRBNB.ES, pero sinceramente no nos llegó a convencer.

Y la última que sí hemos probado, pero alojando viajeros en casa es COUCHSURFING. No nos atrevimos a hacerlo durante éste viaje, más que nada, que al ir con Noah nos daba cierto apuro. Pero es algo que estamos barajando para nuestra próxima aventura. Si ya nos pareció increíble comer con nuestros anfitriones indios, imagínense compartir techo.

Una de las peticiones que solemos hacer cuando reservamos estancia es pedir los primeros pisos. Los niños muchas veces (por no decir siempre) hacen ruido, corren… vamos, que no paran y no queremos que nos estén llamando la atención porque molestamos a los vecinos de abajo.

Y lo más importante a la hora de reservar, elijan estancias que permitan la cancelación gratuita y el pago una vez lleguen al hotel. Con niños nunca se sabe los inconvenientes que pueden pasar, y si hacen reserva en lugares dónde la política de cancelación no permite el reembolso pierden todo el dinero.

SALUD

salud

El tema salud es el que más quebraderos de cabeza nos da a los padres. A ninguno nos gustaría que nuestros retoños se pongan malos estando de viaje, pero siempre existe la posibilidad y más con niños, que son bastante imprevisibles.

Admitimos que somos demasiados pesados en ésta parte, pero aunque son cosas normales que pueden ocurrir estando en casa, estando fuera te sientes un poco desubicado y es preferible invertir lo que sea necesario, si eso te va a garantizar tanto seguridad como tranquilidad a la hora de viajar.

Ya lo hemos dicho en post anteriores, ni para ir a Europa salimos sin seguro. Si son países que pertenecen a la unión europea o al espacio Scheguen, con nuestra tarjeta sanitaria europea tenemos garantizado el atendimiento al país que vayamos.

tarjeta-sanitaria-europea-cobertura-condiciones-810x540

Aunque ésto tiene sus matices según en qué país, ya que en algunos existe la carencia, aquéllo de; pagas, te atendemos y luego ya te lo devolveremos en cuenta.

Ésto es una faena de las grandes, si ocurre al final del viaje o si no cuentas con dinero suficiente para hacer frente a la factura, no sé… pero preferimos ahorrarnos el susto y contratar siempre un seguro.

De todas formas aún llevando seguro también tenemos al día nuestras tarjetas sanitarias europeas. No cuesta nada llevarlas, van en la cartera y toda precaución es poca.

Aquí les dejamos el enlace por si quieren pedirlas o renovarlas TARJETA SANITARIA EUROPEA (no olviden solicitarla con antelación, tarda bastante en llegar a casa).

¿QUÉ SEGURO CONTRATAR?

Mis-viajes-low-cost-_-Seguro-Viajes-IATI

Esto de los seguros es un arma de doble filo. Con esto queremos decir, que siempre hay que preguntarlo todo por muy pesados que podamos parecer.

Yo soy lo más insistente de este mundo, pero me gusta que tanto mi familia como yo vayamos tranquilos en todo momento.

A lo largo de nuestra vida viajera hemos contratado con diferentes compañías. Lo hemos hecho con  EL CORTE INGLÉS, con INTERMUNDIALy con IATI.

Con el Corte Inglés hemos tenido una experiencia muy buena y otra nefasta. La primera tuvimos que devolver unos vuelos a Tailandia por tema vacaciones, no hubo ni un solo problema, a los días ya teníamos el dinero ingresado en cuenta. La segunda vez la chica me vendió un seguro, leí la póliza y todo estaba correcto.

El problema venía que la chica tuvo una confusión a la hora de contratarlo y nos puso uno de menor calidad, habiendo pagado uno superior. La broma nos supuso perder 800€ y al día de hoy seguimos con reclamaciones en consumo.

Con respecto a Intermundial no podemos decir nada malo, al contrario. Nosotros lo hemos contratado anual. Si viajan más de una vez al año es un seguro que compensa bastante. Por lo menos siendo familia nos salía más rentable contratarlo anual que para un viaje específico, ya que cogemos coberturas sanitarias bastante altas.

Éste seguro te permite usarlo cuantas veces quieras en el año, eso sí, un viaje no puede superar los 60 días. De ahí que no lo pudiésemos usar en ésta ocasión ya que estaríamos fuera 95 días.

Cuando llegó el momento de contratar el seguro miré varias alternativas, Intermundial estaba genial, tenía una cobertura buenísima, pero eso hay que pagarlo y el precio era bastante alto por no decir altísimo.

Así que le dimos la oportunidad a otros seguros. Muchos blogger de viajes anunciaban a bombo y platillo el seguro Iati. Podía pasar dos cosas, se llevan comisión y por eso tanta insistencia, o aquéllo de ¨cuando el río suena es porque agua lleva¨.

La cobertura que nos ofrecía era muy buena, los precios son bastante competitivos y al igual que en Intermundial la contratación es muy fácil.

Se hace todo por medio de su web, eliges el paquete que más te interese, es IMPORTANTE leer muy bien toda la póliza, pagas con tu tarjeta y listo.

Antes de decidirnos llamé a Iati y le pregunté todo lo que se me ocurrió. Si hubiese sido por el atendimiento sin dudarlo me quedaba con Intermundial. Frases como:  ¨pregunta lo que quieras, que contratar un seguro no es moco de pavo¨te da cierta tranquilidad, por lo menos quiere escuchar tu preocupación por mucho que quieran vender. En Iati la chica fue de todo menos amable y ésto te hace plantearte las cosas una y otra vez.

¡A ver si va a demostrar la misma desgana llamando por una urgencia! Al final después de mucho barajarlo y sopesar que aquélla chica podía haber tenido un mal día, nos decantamos por Iati por dos razones. La primera es que nos ofrecían asistencia pediátrica 24 horas y la segunda, su precio.

Cogimos el paquete familiar y sólo podemos decir una cosa, todo correcto sin ningún inconveniente a la hora de contratarlo. Por suerte no hicimos uso del seguro durante todo el viaje y eso, que en algunos momentos estuve a punto de descolgar el teléfono para mí.

importante-300x300Otro dato importante, es saber con certeza que el país que visitan no exija un seguro específico o que el seguro que contratan tenga cobertura en ese país, e incluso, que la propia póliza del seguro esté traducida al inglés.

Es importante que no se queden sólo con lo que dicen los que te venden el seguro. Las palabras se las lleva el viento y SIEMPRE hay que exigirles que lo especifiquen por escrito.

BOTIQUÍN

botiquin-primeros-auxilios2

Con ésto no nos complicamos, antes de cada viaje acudimos tanto al pediatra como nuestro médico de cabecera, al igual, que el médico de salud internacional. Les pedimos una receta con todos los medicamentos que podamos llegar a usar durante el viaje.

Así que vamos bastante cargados. Cosas básicas como antibióticos de amplio espectro, parecetamol, ibuprofeno, sueros orales, sueros fisiológicos, antidiarreicos que restablezcan la flora (no usamos fortasec), jarabe para el catarro (los aires acondicionados en Asia los ponen a frío polar), algo para las heridas, gotas para los oídos…

Y lo mismo para Noah, su pediatra nos hace una receta bastante extensa. Y nosotros añadimos repelente, tiras para la ropa contra los mosquitos, protector solar, termómetro, tiritas, cristalmina, pastillas potabilizadoras (nunca las dejamos en casa).

Otra cosa que nunca está de más es saber algo sobre primeros auxilios. Aunque somos muy partidarios de que todo el mundo debería tener pequeñas nociones, cuando se viaja con niños saber cómo actuar ante una caída, un sangrado de nariz o algo tan desagradable como que se atragante te permite tener una seguridad extra.

Si visitan lugares con grandes altitudes como es el caso de Perú, con seguir unas pautas, es más que suficiente para que todo vaya sobre ruedas.

Está claro que todo depende de cada niño (aunque nos decían que los niños no suelen padecer el mal de altura) pero cosas como no hacer ascensos bruscos, ir poco a poco, hidratarlos mucho, evitar productos como la leche (siempre podemos sustituirlos con otros productos lácteos menos pesados, como los yogures) y comidas como hidratos que son de digestión lenta, ayudan a que los niños tengan una mejor aceptación de la altitud.

Tanto en Perú como en Bolivia nos aconsejaban darle a oler un poquito de alcohol, según ellos, ayudaba a despejar las ideas. Y aseguro que a mí me sirvió de mucho.

importante-300x300Es importante que guarden los prospectos de cada medicamento si los llevan como equipaje de mano. 

Al igual que un informe médico haciendo referencia al uso de cada medicamento, cuñado y firmado por su médico. (Ésto nos lo hizo el pediatra de Noah para el viaje).

VACUNAS

health-wellness_health-centers_children_are-childhood-vaccines-dangerous_2721×1806_37413040.jpg

Una vez ya tengamos una idea más o menos clara dónde serán nuestras siguientes vacaciones, debemos ponernos en contacto con el Centro de Vacunación Internacional.

De ésta forma, sabremos si se necesita vacunación, y si es así, cuáles son las que debemos ponernos.

En el centro de vacunación te informarán de todo, pero sí que es cierto, que debemos esperar hasta los 45 días previo al viaje para que nos den de manera más detallada las vacunas que supondrá nuestra siguiente aventura.

Como ya decíamos al principio del post, hay ciertas vacunas que no se administran a niños menores de dos años. Por eso es importante adaptar los viajes en función de la edad.

Para ésta aventura tuvimos que vacunar a Noah de la hepatitis A, fiebre tifoidea (al tener 2 años se la inyectaron, no era en cápsula como los adultos) y fiebre amarilla (única dosis para toda la vida).

(El día que nos vacunamos)

18595363_1775948146049342_7431225256025667054_o

En el caso de la hepatitis A, tuvimos que administrársela en Perú debido al desabastecimiento que había, no sólo, en Canarias, también a nivel nacional. LLamamos a 68 farmacias sólo en Tenerife, perdemos la cuenta si empezamos a nombrar todas las farmacias que llamamos por el resto de España.

Todas decían lo mismo, sólo los hospitales cuentan con la vacuna y siempre que sea un caso estrictamente necesario. Así que la única opción que vimos fue vacunarlo en Perú.

De ahí nuestra preocupación a la hora de juntar reacción a la vacuna y altitud.

Mucho nos han preguntado sobre la profilaxis de la malaria. Sinceramente poco podemos decir porque nunca la hemos tomado y como evitamos dársela a Noah siendo tan pequeño, descartamos lugares como Sudáfrica y Namibia o Borneo ya que rondaban muchísimo en nuestra mente.

importante-300x300Es muy importante que desde el momento que sepan destino y se pongan en contacto con el centro de vacunación, preguntar si hay desabastecimiento con alguna vacuna. Tanto la hepatitis A y B como la fiebre tifoidea, son vacunas que sí o sí deberán administrarse en el caso de ir a países con cierto riesgo.

Otra opción es vacunar in situ como hicimos nosotros. Si lo hacen así, previo al viaje es bueno informarse cuál es el mejor sitio para hacerlo.

COMIDAS

1_22191_1

Si el tema salud nos da dolor de cabeza, la comida no se queda atrás. Hay niños que por suerte comen de todo y lo ponen muy fácil, pero hay otros que llevan muy mal probar cosas nuevas, salir de la rutina a la hora de comer o simplemente les cuesta hasta lo más mínimo.

Por suerte Noah es muy bueno de boca, pero una de las cosas que sí le cuesta bastante comer es la carne. Según ha ido creciendo más la ha ido rechazando, así que intentamos dársela de manera que no note sabor e incluso, también, se lo compensamos con mucha proteína vegetal.

 

Cuando se trata de escapadas de pocos días nosotros solemos buscar restaurantes que tengan comidas que le guste. A los niños les suele gustar las pastas, pizzas, arroz, pollo… y de ésta forma nos aseguramos que coma bien. Para ello usamos la aplicacion TRIPADVISOR.

De todas formas es raro el lugar que ya no esté equipado de alguna cadena de comida rápida. No es lo más sano y adecuado, pero siendo pocos días de viaje se puede hacer un poco la vista gorda e intentar que la comida fuerte, el desayuno, sea de reyes y no falte de ningún nutriente.

Cuando ya son escapadas largas en el tiempo (llamamos largas más de 20 días) nosotros preferimos cargar con la babycook.

De ésta forma podemos prepararle la comida como estando en casa, se alimenta bien, si son niños con alergias saben con certeza lo que se lleva a la boca y si se come el potaje bien cargado de verdura, legumbres y quinoa, el segundo plato ya nos lo tomamos más light.

La verdad que la babycook es todo un alivio, calienta (recomendable para los biberones), cocina al vapor, descongela, esteriliza y pica todo lo que le pongas.

Son 3 kilos que añades a la mochila, pero aseguramos que ha sido de las mejores inversiones que hemos hecho para viajar con Noah.

Nosotros desde casa siempre cargamos con un paquete de quinoa ecológica (se la añadimos a todas las comidas), una botella pequeña de aceite de oliva, tantos kilos de gofio como días vayamos a estar fuera, un tupper que viene equipado con cubiertos y vaso para niños y un cuchillo bien forrado para tenerlo a mano siempre que necesitemos cortar fruta o verdura.

20170823_024246

Hay viajes que sí hemos cargado con su leche Puleva como nos pasó en Marrakech. Cuando haces escapadas largas tanto en distancia como en días, ésto no es factible. Después de varios viajes, nos hemos dado cuenta que tanto leche como pañales pueden encontrar sin problemas.

Variará la marca e incluso el precio, pero a no ser que vayan al lugar más rural y recóndito del planeta, encontrar éstas cosas no va a suponer un problema, al igual que la fruta y la verdura.

Noah es bastante exquisito con la leche, le nota el sabor enseguida y en ciertos momentos nos agotó la paciencia. Estando en Malasia probamos un total de 5 marcas hasta que dimos con la que le gustaba.

Pero como ven teníamos bastantes opciones para elegir y nunca se quedó sin comer, al contrario.

EQUIPAJE

equipaje

 

Ir con niños no significa llevar la casa a cuestas como si fuésemos un caracol. Desde que viajamos con mochila hemos aprendido a dosificar la cantidad de ropa que llevamos. Es cierto, que el glamour lo dejamos en el momento que salimos por la puerta de casa.

Pero sinceramente después de ser madre éste aspecto ya pasó a segundo plano. Estamos de viaje y quiero que tanto él como nosotros estemos cómodos, así que elegimos la ropa más sencilla, transpirable, que se seque lo antes posible y en poca cantidades.

Hay poca variación en las fotos, cierto, pero nuestra espalda lo agradece muchísimo. En ésta aventura teníamos el hándicap de ir a Perú que entraba en su invierno y luego irnos al otro lado del mundo donde el calor junto con la humedad son de infierno.

Así que llevamos lo justo y necesario para ambos sitios. Si se ensuciaba mandábamos la ropa a la lavandería y si necesitábamos algo lo comprábamos sobre la marcha.

Nosotros llevamos 3 mochilas, una de 70 litros y dos de 50 litros. Si se limitan a lo que tienen dejarán los famosos por si acaso que sufrimos las madres. Porque de no ser así, nos estaremos acordando de nosotras durante todo el viaje.

¿CÓMO LLEVAR A NUESTROS ENANOS?

Después de los lugares que hemos visitado siendo padres, creemos que lo mejor es una mochila Ergobaby.

Con Noah hemos probado fular, mochila de montaña, carrito, boba air y ergobaby.

El fular está bien cuando son pequeños y hace frío, pero cuando ya van creciendo entre que se desesperan en lo que los colocas y que tiene muchos metros de tela, los pobres terminan guisados del calor.

La mochila de montaña es la que menos uso le hemos dado. Está bien si son personas que hacen muchas caminatas y van a la montaña, pero aún así, después de probar otras opciones no gastaríamos dinero en ella. Más que nada, que en el momento que se dejan dormir son bastante incómodas para el cuello de los niños.

Por no decir, lo aparatosas que son y que para un viaje largo, con mucho tiempo de aeropuerto y desplazamientos se hace pesado.

gfdg

El carrito para nosotros es de las mejores opciones, más que nada, cuando se está en ciudad. Puedes cargarlo hasta la bandera, van cómodos, si hace calor no van pegado a ti y por lo tanto dejan de sudar los dos, si hace frío le puedes crear su burbuja, no se mojan si llueve y la espalda te lo agradece enormemente.

image4

Nosotros no lo cargamos en ésta ocasión y lo echamos bastante de menos porque en Japón fue nuestra salvación.

Y la ergobaby es una opción buenísima, más aún si la compagináramos con el carrito. Al igual que la babycook, la mochila ha sido de las mejores inversiones. Es cómoda, acolchada, la cabeza no les baila como en el caso de la mochila de montaña, son ergonómicas, no ocupa ni pesa y la puedes usar tanto delante como detrás.

20170618_114943

Ésto ya es a criterio de cada padre, pero si nos preguntase, sin dudarlo, diríamos que carrito para los largos paseos por las grandes ciudades y la ergobaby para sitios dónde se hace imposible desenvolverse bien con el carrito.

En los países occidentalizados es común llevar sillas en los coches con el fin de proteger a los más pequeños de un posible accidente. Pero ésto no es algo generalizado. Recuerden que en gran parte del planeta los coches y motos son herramientas de trabajo y suelen ir llenos hasta la bandera.

Así que éstos detalles no se tienen en cuenta y hay que ser conscientes a la hora de viajar. Ver familias enteras encima de una moto es lo más normal aunque nosotros nos llevemos las manos a la cabeza.

Recuerden que hace 50 años atrás en España se vivía igual. Sabiendo lo que sabemos ahora y si volvemos a Asia, en nuestra mochila no faltará un pequeño casco para Noah. Nos encantó la experiencia de alquilar una moto, pero era imposible encontrar un casco para él.

20170719_033452

CONSEJOS

-Es importante que sepamos muy bien las normas del lugar que vamos a visitar. Si somos mamás que seguimos con la lactancia materna y vamos a conocer lugares de mayoría musulmana, es aconsejable tener un cierto pudor.

Soy muy pro de los derechos de las mujeres y mamis que desean normalizar éste aspecto, pero no podemos olvidar que estamos fuera y cuando es así, hay que seguir la premisa de ¨donde fuere haz lo que vieres¨.

-Pretender hacer las mismas cosas que cuando viajaban solos o en pareja es un poco optimista. Con ésto queremos decir, que hay ciertas actividades que se resisten cuando viajan con los más pequeños de la casa.

Eso no significa que tengan que buscar otro destino, sólo que deberán turnarse o por el contrario, buscar cosas más suaves para participar la familia al completo.

Y siempre hay que tenerlos en cuenta a la hora de elegir actividades. Ellos también necesitan de su tiempo, jugar, correr… así que un buen parque de atracciones o ver animales en su hábitat siempre será un acierto.

-Ésto no sabemos si es cosa nuestra o si le pasa a muchos papis, pero para nosotros es tarea imposible sacar fotos decentes. Cargar con la cámara grande lo descartamos desde un primer momento, pesa, abulta y ya con niño y mochila vamos servidos. Así que sacamos las fotos con el móvil y grabamos con gopro. Pero si sus niños se lo permiten, un consejo, saquen todas las buenas fotos que puedan, es nuestra tarea pendiente y nos encanta disfrutar de imágenes de calidad.

Lo dicho, con niños hay que ser bastante flexibles, bajar el ritmo en ciertos momentos, tener un plan B y C a posibles imprevisto y lo más importante de todo, armarse de PACIENCIA.

-Tener un plan alternativo para posibles imprevisto no está reñido con tener un viaje de lo más improvisado. Como muestra unos servidores que hemos conseguido hacerlo todo sobre la marcha.

Lo bueno de vivir algo así, es que según van pasando los días te vas dando cuenta que el león no es tan fiero como lo pintan y que los miedos se van socavando poco a poco.

-Viajar con niños es cansado, agotador, más caro… pero aseguramos que al día de hoy no echamos de menos viajar solos.

Viajar siendo dos es bonito, pero siendo tres es alucinante, en serio. Ver el mundo a través de los ojos de un niño hace que te envuelva la inocencia. Los niños abren muchas fronteras y gracias a Noah pudimos conocer a gente increíble. Él rompió el muro que se crea muchas veces entre las personas con un simple Hello acompañado de una vocecilla angelical.

-No incitamos a tener hijos ¡qué conste! pero sí queremos decir que ser padres no puede significar un problema a la hora de seguir viviendo aventuras. Los niños se adaptan a todo, serán cómo tú los críes y la manera en que le enseñen a ver la vida.

Para ellos es el mejor aprendizaje, es la mejor inversión que podemos hacer para su futuro y siguiendo unas ¨pautas¨ no es tan difícil como pueda parecer.

Así que a los que ya son papis y les invade el miedo, inténtenlo, verán que la experiencia supera con creces y siempre se puede empezar por lo más sencillo hasta que cojan carrerilla. Y a los que desean ser padres, pero les frena éste aspecto, sólo podemos decir, (y creo que ya tenemos cierta experiencia) que juntar las dos cosas más alucinante de éste mundo hace el viaje más especial si cabe.

-O-

Cuando me extiendo no hay quien me pare. Perdón por un post tan largo, pero no quería que se me quedara nada. Esperamos que les sirva, les guste y les haya parecido interesante. Sólo si es así nos ayudarían mucho compartiéndolo, de ésta forma podemos llegar a más familias.

Mil millones de gracias, que tengan un buen comienzo de semana.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

2 thoughts on “¿CÓMO ORGANIZAR UN VIAJE DE TRES MESES CON UN NIÑO DE DOS AÑOS? VUELOS, DOCUMENTACIÓN, VACUNAS, SEGUROS…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s