COQUETEAMOS CON LA PANAMERICANA DE CAMINO A PARACAS EN EL TRAYECTO MÁS COMPLICADO DE NUESTRO VIAJE…

IMG-20170705-WA0012

Mientras hacíamos tiempo en la bonita casa Baraquel, le preguntamos a Janet si era posible pedir una pizza. No queríamos irnos con el estómago vacío, ni tampoco, estar saliendo de la habitación al centro ya que nos quedaba un trayecto de 12 horas en bus y francamente, se nos erizaba el cuerpo de tan sólo pensarlo.

A los 50 minutos recibimos la pizza en nuestra habitación, pero si no hacía falta mujer…encima que nos hacen el favor no vamos a pretender que nos la lleven hasta la misma puerta.

Para calmar los nervios (nuestros), no de Noah. Pusimos música y bailamos, saltamos en la kilométrica cama y jugamos al escondite, era tan amplia la habitación…

A las 9 en punto empezamos a bajar las mochilas a la recepción y Janet nos pide un taxi. Por 10 soles/2,60€ nos lleva hasta la estación.

(Los taxis en Arequipa son bastante peculiares)

abreee

En Arequipa hay dos estaciones y nuestro boleto no especificaba a cuál debíamos de ir, para colmo no sé que pasaba esa noche, pero había un tráfico de infierno y para más inri haberle hecho caso a Ayoze no fue de las mejores opciones.

Yo soy precavida hasta la médula, prefiero estar 5 horas en el aeropuerto que en la habitación del hotel con la agonía de si perdemos o no el vuelo. Ésto lo extrapolo para todo ¨mujer precavida vale por dos¨ se dice así ¿no?

Como era de esperar yo repelo a la suerte, el taxi estaba en medio de un atasco y no se movía, ¿pero qué pasa? ¿Por qué estamos aquí parados?

Mis nervios van en aumento y miraba a Ayoze con cara de merendármelo. No voy a ser la cascarrabias, pero… ¡si no costaba nada salir antes de la habitación! ¡Si es que lo dije! Y como siempre me dice él -Yanira, eres una asfixiada-.

Juro que pensé en echarnos a andar con niño y mochila, me daba igual. Si perdemos éste bus debíamos esperar al siguiente día, comprar otros boletos, pagar otra noche en casa Baraquel (si tenían disponibilidad, claro) y con ello, perder el alojamiento de Paracas con lo que costó conseguir uno.

A todas éstas, aún sin saber si la estación era o no la correcta. El taxista nos dijo que los buses de Cruz del Sur salían desde la Terminal Terrestre de Arequipa. Pusimos nuestra confianza en sus manos. Sólo pensaba, de verdad, que éste hombre esté en lo cierto, porque si no, me va a dar algo.

1 (1)

Cuando ya vemos a lo lejos la estación, nos bajamos del taxi, cogimos nuestras mochilas y echamos a correr. Éstas cosas a Noah le producen una cierta gracia, y me dice -mami es un caballo- sí hijo, sí, mami está relinchando con ganas de matar a tu padre.

Al final llegamos a la estación y buscamos la ¨oficina¨de Cruz del Sur. Cuando ya estábamos en el mostrador no nos salían ni las palabras después del sprint que nos metimos.

Llega nuestro turno y la chica empieza a poner cara rara, yo sólo pensaba, ya está… ésta no es la estación y definitivamente perdemos el bus.

Pero no, ese no era el problema. El problema es que la compañía Cruz del Sur pretendía cobrarnos por Noah, sin éste tener derecho a un asiento. En teoría los niños menores de tres años no tienen obligación de pagar asiento. La chica no fue muy amable para qué nos vamos a engañar y mi paciencia ya estaba al límite.

Según su explicación, es la tasa que deben pagar los niños por seguridad. Era una miseria, unos cuantos soles que no suponían nada en nuestra cartera, pero… son cosillas que van exasperando a lo largo de un viaje. Tasas por aquí, peajes por allá, impuestos sin ton ni son y a todas éstas íbamos a hacer un trayecto de 12 horas con un niño encima, en el segundo nivel ya que en el primer nivel (lo que son asientos VIP) no quedaba nada debido al feriado y haciendo una de los tramos más peligrosos de la Panamericana.

Los vamos a poner en sintonía. Si han viajado a Perú les sonará algo exagerado lo que estamos poniendo por aquí, e incluso, si son peruanos, quizás pensarán, menuda promoción nos hacen. Que conste que vinimos enamorados de Perú, es un país increíble e hizo que cumpliera el sueño de toda una vida, pero… éste tramo nos daba realmente miedo.

(Ruta Panamericana, va desde Ushuaia, Argentina a Bahía Prudhoe, Alaska)

Mapa Político de América del Sur

No sería la primera vez que ponen piedras en medio del camino, así consiguen desviar el bus y llevarlo a una zona aislada para luego asaltarlo. Leímos muchos casos de atracos en ésta parte del viaje y para ser honestos, íbamos con el miedo en el cuerpo. De ahí, que estuviésemos entre la espada y la pared.

Se suponía que el servicio que contratamos nosotros no debía hacer ninguna parada en el camino. Tan sólo, unos pocos minutos para cambiar de conductor y seguir con la misma.

Cuando leímos la experiencia de esos viajeros que sufrieron el atraco, decían que los trabajadores estaban compinchados con los asaltantes. Se dieron cuenta, porque el bus hacía parada dónde no debía y porque éstos van monitorizados en todo momento y justo cuando pasó, el bus no daba señales.

Una vez nos guardamos el genio, pagamos la supuesta tasa por seguridad (sólo nos la pidieron en ésta compañía), dejamos nuestras mochilas en consigna (un detalle que ellos se encargaran de todo), pasamos a la sala dónde debemos esperar a que nos llamen.

Pero qué glamour tiene ésta compañía ¡oye! Creo que es la primera vez que visitábamos una sala VIP. Baño privado, televisión, sofá cómodo para descansar…

Ya íbamos entendiendo porqué es tan famosa y con precios algo más caros, por lo menos, en éste tramo.

(Asientos del primer nivel, los VIP)

2

(Asientos del segundo nivel)3 (1)3

Después de tanta carrera tuvimos que esperar un buen rato y ahora era Ayoze el que quería merendarme por haber sido una antipática.

Llegado el momento de embarcar, nos colocamos todos en fila, entregamos nuestros boletos y nos graban con una cámara por seguridad. Aquí ya empieza nuestra inspección particular. Analizábamos a cada trabajador de arriba a abajo.

Ayoze y yo parecíamos sacados de una película de conspiración, pero… es que íbamos con un nudo en el estómago.

Cuando ocupamos nuestros asientos, vemos que suben más familia, e incluso, una mujer embarazada con tres hijos y su marido. Parecerá bobería, pero nos daba cierta tranquilidad no ser los únicos con un niño.

A todas éstas, Noah, cayó rendido desde que estábamos en la estupenda sala VIP y el pobre no despertó hasta pasadas las 12 horas y llegar a nuestra última parada, Paracas.

Todo y todos listos, el bus se pone en marcha. El niño que teníamos detrás de unos 12 años de edad, se pasó todo el camino llorando, sí, llorando. No le gustaban los dibujos, no quería ponerse los auriculares y de ésta forma, todos los del bus nos estábamos enterando del diálogo del Bob Esponja sudamericano y cuando el chico nos reparte la cena (Cruz del Sur incluye servicio a bordo, una cena y un desayuno) vuelve a coger fuerza, para llorar como si no hubiese un mañana porque no le gustaba lo que había para cenar.

(Servicio a bordo del bus)

image30

Entre el niño que pedía a gritos que lo lanzáramos del bus y los nervios que teníamos que ni pudimos cenar, el viaje se presentaba bastante movidito.

Prometemos que no pudimos pegar ojo en todo el trayecto, éramos pendiente de cada luz que se veía en el camino. Después de unas horas, el bus paró para hacer el cambio de conductor. No se veía nada, estaba completamente oscuro y tardaban muchísimo en ponerse en marcha.

¿Han sentido alguna vez el corazón latir en la garganta? Ese día tanto Ayoze como yo lo descubrimos. No suelo hacer oraciones, pero esa noche recé y mucho, ¨por favor que se ponga en marcha ya, por favor¨

Nosotros nos mirábamos intentando calmarnos el uno al otro. Él me da mucha seguridad, pero ésta vez le notaba la preocupación en la mirada por más que intentara disimularlo. Supongo que al ir con Noah todo se intensificó mucho más. Se convirtieron en los minutos más largos de nuestra vida y lo vivimos con bastante agonía. Nunca antes un amanecer se nos había hecho tan eterno.

Una vez se hizo de día, respiramos tranquilos y nos relajamos un poco. Ya empezaba a verse civilización junto con las montañas de arena.

Nos traen el desayuno, nos lo comemos un poco a desgana (ya que el estómago no lo tenemos muy allá) y Noah al fin despierta con tiempo suficiente para tomarse su cao calentito, como dice él.

img_2313

En pocos minutos llegamos a Paracas y nos bajamos en la estación. Una estación pequeña, con una única persona trabajando, la cuál, nos entrega nuestras mochilas y nos dice que para llegar al alojamiento debemos caminar un poco.

Paracas es bastante desierta con un pequeño pueblo pesquero, lo realmente bonito está en el Parque Nacional de Paracas y las Islas Ballestas, a menos, que le guste deportes como el kitesurf.

Mientras caminábamos hacia el alojamiento se paró un chico. Buscábamos un taxi, pero allí no había ni un alma. El chico quería vendernos una excursión, pero no queríamos coger nada desde ahora, no por lo menos, sin ver todas las opciones, así que le dijimos que no estábamos interesados, pero muy amablemente se ofreció a llevarnos.

Nosotros nos alojamos en el Hospedaje Racs por 84 soles/22€ la noche (sencillo, limpio, cerca del puerto y buen precio). Cuando llegamos al hostal, al ser tan temprano no tenían la habitación preparada. Así que dejamos nuestras mochilas y aprovechamos para contratar la excursión por el Reserva Nacional de Paracas.

111436664

78126316

84610942

También aprovechamos para coger el bus que nos llevaría al día siguiente a Ica. Queríamos llegar a Ica para ver el desierto y el oasis de Huacachina. Y al mismo tiempo, dejamos reservado el bus de camino a Lima. El viaje iba llegando a su fin.

Preparamos a Noah, cogemos la mochila pequeña cargada de provisiones para el camino y esperamos a que la minivan viniese a recogernos.

Los únicos que hablábamos español éramos nosotros, conductor y guía, de resto teníamos a unos suecos, australianos, americanos y belgas todos juntitos haciendo amigos.

Ésto es lo más guay de los viajes, la cantidad de gente que conoces por el camino. El guía explicaba que te morías, y tanto él como el conductor, fueron super amables con nosotros.

Al ir con Noah teníamos privilegio y el asiento delantero estaba reservado para nosotros tres, pudimos disfrutar de las vistas en primera línea.

Durante la excursión visitamos la Playa Lagunillas, Playa Roja y el Cerro Colorado, la Catedral (una formación rocosa natural) y el Museo de la Reserva Nacional de Paracas.

IMG-20170705-WA0010

20170704_113509

IMG-20170705-WA0017

20170704_113428

IMG-20170705-WA0028

20170704_113400

Aunque cuando llegó el momento de visitar el museo al final de la excursión, decidimos quedarnos en la minivan. Noah se había dormido y fuera hacía un viento horrible, como el pobre había sido un auténtico campeón después del trayecto de 12 horas y toda una mañana de excursión, ya era hora de darle tregua.

Después de las visitas y antes del museo, fuimos almorzar a un lugar que nos conquistó. Nos hizo recordar muchísimo a La Graciosa. Restaurantes pesqueros, con una terraza con sillas y mesas plásticas, de fondo las increíbles vistas de la playa, pelícanos intentando llevarse la comida del plato y lo más espectacular de todo, un león marino haciendo sus gracias para el disfrute de los presentes.

Lo pasamos muy bien y no se imaginan lo muchísimo que disfrutó Noah. Encima la comida nos supo a gloria y aunque hacía bastante viento, fue una excursión de 10.

 

Nosotros no visitamos las Islas Ballestas, pero entre que el horario no nos coincidía para coger las dos excursiones juntas y que dos horas seguidas en un barco, con un niño, no lo veíamos factible.

Así que junto con las líneas de Nazca y el Salar de Uyuni, son tres cosillas que se nos quedaron en el tintero y nos gustaría volver para conocerlas.

Llegó el momento de volver al hostal ya con la habitación preparada y nuestras mochilas bien colocadas. Nos damos una merecida ducha. Después de tantas horas de bus, excursión, viento, salitre y que se nos quedara impregnado el olor a pelícano…imagínense menudas pintas llevábamos.

Esa tarde-noche no podíamos más y como no teníamos fuerza para buscar dónde cenar, Ayoze fue a una pequeña ventita que encontró, compró cosillas para cenar y leche para Noah mientras veíamos la película de Brave.

Los tres dormimos como bebés y a las 7 de la mañana ya teníamos al pequeño terremoto saltando encima nuestra. Dejamos todo listo y nos fuimos a buscar un sitio dónde desayunar, ya que éste hostal no incluía desayuno.

Encontramos un lugar sencillo, pero con unos bocadillos con muy buena pinta al lado del puerto y que por 20 soles/5€ nos dejaba saciados.

(Puerto de Paracas)

20170704_102125

(Éste señor por unos soles se ponía el pescado en la boca y el pelícano se lo quitaba, imaginen qué olor más agradable a mar)

20170704_102114_001

Volvimos al hostal recogimos nuestras cosas y esperamos a que un minibús nos viniese a recoger y nos llevase de camino a Ica.

Ica es una ciudad con bastante movimiento. El minibús iba dejando a la gente en los distintos alojamientos y nosotros pedimos quedarnos en la estación de Cruz del Sur.

El bus camino a Lima salía a las 5 de la tarde y la compañía dispone de consigna de equipajes. Dejamos nuestras mochilas y buscamos un sitio para comer, después del trayecto teníamos bastante hambre.

De casualidad dimos con una cadena de restaurantes, que tenían como especialidad el pollo en todas sus versiones con raciones desproporcionadas y aunque era inmenso y  muy limpio, el parque para niños no se había limpiado en mucho tiempo.

Comimos un menú cada uno, con postre y chicha morada o Inka Cola incluido, y nos pusimos a buscar una agencia dónde contratar la excursión al Oasis de Huacachina.

De casualidad encontramos un stand, anunciaban excursión al Oasis, buggy y sandboard en el desierto.

El chico nos paró un mototaxi (se parecen mucho a los tuktuk, en Ica son muy comunes y van todos tapados) y por 5 soles/1.20€ nos fuimos hasta el desierto. Allí nos estaba esperando ya nuestro buggy.

Moto-taxis in El Salvador

Los chicos se sorprendieron bastante ya que nos decían que no es común ver a un niño tan pequeño haciendo ésto. El buggy impresiona un poco, más que nada por el tamaño y el ruido del motor. Antes de entrar el desierto se debe pagar un peaje por persona (Noah no pagó nada). Fueron 7 soles/1,80€ en total y entonces empezó la aventura.

Nos lo pasamos INCREÍBLEMENTE BIEN, qué divertido y qué miedo al mismo tiempo. Los buggies cogen muchísima velocidad y daba la sensación de estar en una montaña rusa. Imagínense en lo alto de una kilométrica duna de arena y bajar a toda velocidad.

Obviamente le tuvimos que decir en más de una ocasión que soltara un poco el pie del acelerador. No tanto por Noah, más bien, por una servidora.

Después tocaba hacer un poco de sandboard. Una vez le cogimos el truco, no parábamos de tirarnos aunque entre el calor, que los pies se hundían, las risas y que no había manera sobrehumana de subir esa duna. Venía Ayoze a ayudarnos y también se quedaba encajado, al final, tenía que venir el chico a rescatarnos con el buggy.

image2 (10)

No sé, pero fue alucinante y la verdad que supuso el broche perfecto, a un viaje de muchas sensaciones.

IMG_2427

IMG_2431

IMG-20170705-WA0036

Las excursión terminó observando el Oasis de Huacachina y volviendo en un taxi a Ica, que por unos 7 soles/1,80€ nos dejó en la estación de Cruz del Sur.

IMG-20170705-WA0013

852967248dd3e6cb3942a1fe6af42945_XL

En el mostrador nos canjearon los boletos, recogieron nuestras mochilas de consigna y nosotros aprovechamos para acicalarnos un poco en el baño de la estación, comprar unos helados y gorronear wifi de la sala VIP.

Ahora nos esperaban 5 horas de trayecto de camino a Lima para encontrarnos con el adorable Fernando, el dueño del Miraflores GuestHouse y que nos hizo el favor de irnos a recoger para que no cogiésemos taxi siendo ya de noche (aún llegando una hora más tarde de lo previsto). Encima nos esperaba con su primo, igual de encantador y que pensaba darse un paseo por nuestra isla, esperamos que sea así y poder disfrutar de unos días en buena compañía.

La tardanza se debía a dos polizones que se habían colado en el bus, e hizo que en medio del trayecto se subiera un inspector y no nos dejase movernos hasta que no averiguaran quiénes eran.

Llegamos a Miraflores agotados, con un kilo de arena encima, sudados, hambrientos y pensando que pasamos un día inolvidable.

Luego tocaría conversación con otros viajeros en la sala del guesthouse y dormir, que buena falta nos hacía.

Nos esperaban dos días en Lima antes de continuar con la aventura…

COSAS QUE NOS HUBIESE GUSTADO SABER…

-Quizás pequemos de exagerados, precavidos o no sé ni cómo llamarlo, pero sinceramente no volveríamos a hacer el trayecto nocturno de Arequipa a Paracas.

Aunque no pasó absolutamente nada, lo pasamos mal de verdad y si nuestro viaje se hubiese limitado a Perú habríamos cogido vuelo sin pensarlo. Nuestro consejo es que antes de decidir destino, mirar bien las fechas por si existe algún feriado y si coinciden coger los vuelos con antelación. Con ellos se aseguran no sólo sitio, también, precios razonables.

Si aún deciden hacer el trayecto en bus, existe una opción que garantiza más seguridad. Es la opción crucero de Cruz del Sur, es algo más cara, pero ésta sólo hace una única parada para hacer cambio de conductor.

El precio es de 242 soles/63€, los niños menores de tres años no pagan asiento, pero sí les cobrarán una ¨tasa de seguridad¨.

La compañía está genial, buenos buses, nuevos, muy cómodos (eso que fuimos en el segundo nivel), dos comidas a bordo, mantas y consigna para el equipaje.

Aquí les dejamos el enlace a la página web de CRUZ DEL SUR.

-Si van en bus camino a Lima y el alojamiento lo tienen en Miraflores deben quedarse en la estación de JAVIER PRADO, ya que la estación Plaza Norte queda a más de 50 minutos en taxi.

-Nosotros pecamos de ingenuos, si hiciéramos la ruta ahora, no iríamos hasta Paracas para alojarnos. Nos quedaríamos en Ica, hay más alternativas y eso implica más variedad de precio, hay más vida al ser una ciudad, se puede encontrar dónde comer bueno, bonito y barato y desde allí, siempre pueden hacer excursión de día completo hasta Paracas.

Además, viniendo de Arequipa queda más cerca y si tienen pensado viajar luego a Lima, los buses salen desde Ica, de ésta forma evitarán hacer kilómetros de más como fue nuestro caso.

-Los buses los pueden contratar en la misma estación e incluso en el alojamiento, pero lo dicho anteriormente, si es feriado es mejor ir con antelación.

-Las excursiones se pueden coger sobre la marcha y garantizamos que las conseguirán a mejor precio que reservándolas con antelación en otra ciudad.

Nosotros cogimos una con la estancia y otra en un stand en la calle, pero en el caso de la del desierto siempre pueden ir desde el centro de Ica a Huacachina y cogerla desde allí mismo.

Desde el centro de Ica hasta Huacachina tendrán que coger un taxi o mototaxi, por unos soles los dejarán a los pies del Oasis. No olviden regatear, es fundamental.

Si van con niños aconsejamos contratar un buggy para ustedes solos, más que nada, que si van con otras personas no podrán pedir que aminoren la velocidad. Y yendo con los más enanos lo agradecerán.

El precio de dos adultos y un niño con buggy privado, sandboard y poder ver el Oasis de Huacachina (Noah sí pagó en ésta excursión) es de 120 soles/31€. No incluye comida.

El precio de la excursión a la Reserva Nacional de Paracas fue de 40 soles/10€. No incluye comida.

En ambas excursiones tendrán que pagar una pequeña tasa por persona para entrar tanto a la reserva como al desierto. En el caso de la Reserva de Paracas fueron 20 soles/5€ Ayoze y yo, y en el desierto 7 soles/1,80€ también los dos.

-En Paracas no encontramos ningún lugar que podamos aconsejarles para comer, nos pareció caro y con poca variedad.

-O-

image1 (5)

Muchísimas gracias por todo, esperamos que les guste y sólo si es así, nos ayudarían muchísimo compartiéndolo. De ésta forma podemos llegar a más familias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s